Facebook Twitter
Marco Asensio tiene familia vasca pero no entra...

Hijos de vascos, el eterno debate

Escrito por Javi Beltrán

Jueves, 09 Marzo 2017 07:25
Reportar vídeo Reportar

Pulse para ampliar

Marco Asensio Willemsen, futbolista del Real Madrid.

En una charla sobre cantera celebrada el pasado martes en el Casco Viejo de Bilbao, Luis de la Fuente, actual seleccionador de España Sub-19, y ex lateral del Athletic Club, lanzó una aseveración que invitaba a la reflexión entre los presentes en la sala: “Mi padre es vizcaíno y mis hijos de Begoña. Marco Asensio tiene familia vasca y me sorprendía que no entrara en la filosofía”, lanzó en el ejemplo latente de alguien nacido en Haro, casi en la frontera, pero más que involucrado en la peculiar historia del club rojiblanco.

Pues no le debe asombrar a De la Fuente porque Asensio fue ofrecido en su día a Lezama, coincidiendo con su explosión en el Mallorca B, atendiendo a que su padre es vasco, y fue cortésmente descartado. No pasaba el corte porque en una filosofía no escrita sólo podrían jugar de rojiblanco en San Mamés los nacidos en Euskadi, o que se hayan formado de manera natural en cualquiera de sus canteras; lo que no cumple un Marco Asensio que ya apuntaba maneras y que ahora mismo es un activo del Real Madrid.

Un vetusto y manoseado debate que ha dejado varios jugadores en la cuneta, que no tuvieron el privilegio de jugar en el Athletic Club, pese a contar con antepasados en sus árboles genealógicos, incluso padres nacidos y criados en el País Vasco. Muchos hubieran estado encantados de haberlo hecho. La lista es amplia y sus nombres muy reconocidos.

Benjamín Zarandona, ahora contertulio televisivo, con padre de Portugalete, Óscar González, de madre vasca, un extremo de calidad que ha militado en Valladolid y Real Zaragoza. Si olvidar al eléctrico delantero Sergio García, un ídolo en el Espanyol, con uno de sus abuelos de Sestao, como se indagó a través de una pregunta al respecto en una entrevista rutinaria de un medio escrito. El debate sigue abierto en la calle, sobre todo cuando jugadores sin ningún parentesco con suelo vasco se van integrando en su seno

Kepa Blanco, delantero en su día internacional Sub-21, del Sevilla, con padre de Cruces, que sin embargo no coló su nombre pese a que se estudió su caso, era el ‘Mirlo blanco’ de la época. De hecho, Joaquín Caparrós ya le buscó antepasados en su etapa al frente del equipo al también mediapunta del equipo hispalense, el valenciano Vicente Iborra, ahora de moda total. En este caso no se encontró raíz alguna donde aferrarse.

Sí en el caso de Fernando Sánchez Cipitria, aunque muy lejana. Ex del Valladolid, Osasuna o Betis, llegó a ser internacional. Siguiendo con la lista, el lateral argentino Pablo Zabaleta, ahora en el City, de abuelos guipuzcoanos, el delantero uruguayo Diego Forlán, de madre donostiarra, también muy apetitoso en su día, o el lateral Rodolfo Martín Arruabarrena, que se alistase en el Villarreal, no fueron ni contemplados pese a su elevada calidad.

Otros, como Mario Bermejo, fichado del Racing, y que llegó a debutar en el primer equipo, o el portero italo-vasco Imanol Schiavella Belaunzaran tuvieron mejor suerte por integrase primero en las inferiores, el ariete en el filial, y el meta en el Juvenil, aunque fue cortado antes de promocionar al Basconia.

El debate sigue abierto en la calle, sobre todo cuando jugadores sin ningún parentesco con suelo vasco se van integrando en su seno, bien es cierto que en un milimétrico porcentaje, y se suelen perder en el camino, antes de abrir tertulias radiofónicas o acaparar gruesos titulares.

@JaviBeltran10

07 CLICK PARA RESPONDER

El Desmarque