Facebook Twitter

Tributos y quesos


Lunes, 26 Septiembre 2011 00:21

El tintineo de las esquilas, anuncia la inminente llegada del rebaño. Jose, ojeroso y cansado, recoge los cientos de ovejas para su ordeño. Aun le quedan unas cuantas horas de trabajo, ordeñar, cuajar la leche, y uno a uno, ir haciendo los quesos que, literal, le volaran de las manos en los meses de verano, cuando los numerosos montañeros y turistas que acuden a estas tierras vayan desfilando por la txabola a llevárselos.

 

No sabe decir una cifra de los quesos que hace al año, ni yo se lo pregunto, viendo la cantidad de ovejas que tiene, y sabiendo que hace años tenia muchas mas, “cuando esto era rentable”, es imposible saber las toneladas de queso que han pasado por sus manos. Y ya no tiene ganas de ponerse a pensar. Esta cansado, y todavía queda un mes largo, hasta que los primeros fríos le avisen de que poco a poco tendrá que ir descendiendo al valle a resguardar el rebaño del frío, y de las primeras nevadas.

 

Bien entrada la noche, echa la sartén al fuego para llevarse algo a la boca. “Aprovecha tu que eres joven, y busca un buen trabajo”, masculla entre dientes. “Por nada del mundo volvería a coger este oficio”, comenta. Aunque el sabe que es “mentira” lo que dice. Lo lleva haciendo desde que se acuerda, y seguramente lo volvería a hacer. Aunque las anécdotas se suceden, guarda un buen recuerdo de la fiesta que acontecerá junto a su txabola en pocos días, el tributo de las tres vacas. Ya se nota ligero revuelo en los días precedentes, hay mas gente de lo normal a lo largo del día, algo que le gusta pero a la vez le preocupa. “Las ovejas están mas nerviosas con tanta gente merodeando, y tengo miedo que algún perro o algún crío queriendo jugar las asuste y la “líe”. Y todavía me queda alguna “tardía” para parir.

 

Cada 13 de Julio se renueva este tributo milenario, uno de los mas antiguos de Europa. Si no el mas. Volviendo atrás en el tiempo, en el año 1375, una sentencia impuso a los pastores bearneses el pago perpetuo de tres vacas de 2 años, y de igual “pelaje, dentaje y cornaje”, por el aprovechamiento de los pastos roncaleses.

 

En un bonito acto que tiene lugar junto al mojón 262, sustituto de la desaparecida Piedra de San Martin, los Bearneses, ataviados con los colores de la bandera francesa, y los Roncaleses, luciendo los trajes típicos del valle, sellan el compromiso de paz con las palabras “pax avant, pax avant, pax avant”, repetidas al unisono por los congregados, con las manos entrelazadas sobre el mojón.gbv-karst de larra-509.jpg

 

 

Es el veterinario de Izaba, el que elige las tres mejores cabezas, en un revuelo de vacas encerradas en una especie de redil, y que después se encargaran de repartir como así lo marca la tradición, dos para el pueblo de Izaba, y una a los pueblos de Ustarroz, Garde y Urzainqui, rotando esta en años sucesivos.

 

Pero pasado el jolgorio, lo que allí queda es una paz absoluta en uno de los mejores ambientes. El Karst de Larra, con el Anie y la Mesa de los Tres Reyes como cumbres principales, es la oficina perfecta. Situado en la zona norte mas oriental de Navarra, y taladrado como un queso gruyere, acoge una de las simas mas importantes de Europa, con mas de medio centenar de kilómetros de galerías, y una de las salas mas impresionantes del mundo subterráneo, la Verna, con 270 metros de longitud, 230 de anchura y 180 de altura.

 

Yo allí no bajo, a mi no se me ha perdido nada. Pero cada año vienen mas personas a verla, y pasan días allí metidos”. El día va llegando a su fin, y otra vez la misma “cantinela”, no se tu, pero yo me voy a poner a faenar, que no vendrá nadie a hacerlo por mi, masculla con gesto serio, antes de echarle un silbido al perro, y perderse entre las habituales nieblas camino de la txabola. Cuidate!!! y busca un buen trabajo!!! grita entre tosidos....

 

gbv-karst de larra-555.jpg 

CLICK PARA COMENTAR
El Desmarque