Facebook Twitter
'La primera regla es que de la filosofía no se vive'

El Athletic y los presocráticos

Escrito por Gonzalo Arroita

Miércoles, 01 Noviembre 2017 10:18
Facebook Twitter 48
Reportar vídeo Reportar

Pulse para ampliar

Escribe Gonzalo Arroita Berenguer.

No había oído hablar tanto de filosofía desde que salí del colegio. El Padre Mendibelzúa, futbolero de pro, echaba el resto en sus clases para que intentáramos entender las claves de los presocráticos. Costaba pillarlo, la verdad, pero no tanto como las normas que rigen la filosofía del Athletic Club.

Jugamos con lo nuestro. En eso todos de acuerdo. O por lo menos yo. Somos diferentes. Claro. Quién no lo es. Pero a partir de ahí, asaltan las dudas.Y ello a pesar del esfuerzo compresor, de comprimir y de comprender,  que hace el club en su web, resumiendo en líneas una filosofía que parece ser la base del Athletic, si no el Athletic mismo.

A modo de ejemplo, ¿Saborit entra en la filosofía? ¿Y Laporte? Por el texto de la norma, parece claro que sí. Pero se considera el factor deseo de pertenencia que predica nuestro presidente? Ahí la cosa es interpretable. Laporte hizo un gran gesto quedándose con nosotros por menos dinero, siendo muchísimo de todas formas. Pero también dice claramente que el Athletic es invisible en Francia, y que eso le perjudica para jugar con su selección. Aviso a navegantes.
    
¿Con qué edad deberían llegar los chicos africanos a Euskadi para entrar en nuestra filosofía? ¿Por qué no pudieron jugar en el Athletic José Eulogio Gárate o Miguel Jones? Y San José, que se nos piró a Liverpool y volvió por buen dinero, ¿es filosofía Athletic en cuanto a sentimiento de pertenencia? ¿Y cómo cuadraría Marco Asensio, que no tuvo la posibilidad de entrar en  Lezama bien jovencito, para disgusto de su padre, bilbaíno, futbolista y atlheticzale incondicional?

El tema se complica cuando se combinan elementos tan etéreos como un territorio que sólo existe en nuestro sentimiento, los anhelos de pertenencia de futbolistas profesionales que normalmente irán donde más les convenga, y la autoridad suprema que delimita con pulso de cirujano algo tan interpretable como lo natural y lo artificial.

Muchos años atrás hubo quien en su círculo aclaraba de forma más entendible esta duda metódica. Era un zurdo y glorioso jugador del Athletic, luego técnico y con ojo clínico para seleccionar talentos que nos llevaron a los títulos de los 80. Su opinión empírica también era que la filosofía del Athletic cabe en medio folio. Pero expresado de otra forma.

Artículo único: podrá jugar en el Athletic todo aquel que 'le salga de las pelotas' a cada Junta Directiva.

Con perdón, pero lo decía así.

En la última Asamblea se habló mucho de filosofía y economía y poco de fútbol.

La economía va como un tiro, en parte por la gestión y sobre todo porque la filosofía no está funcionando con algunos jugadores. La caja está llena porque se nos van jugadores importantes (Martínez, Herrera, Amorebieta, Llorente,…) y no vienen otros deseables (Monreal, Merino, Berenguer,…).

Leo y releo los mensajes que nos llegan. No debemos tener miedo, pero se nos avisa de que vendrán mal dadas. Y ello porque somos un equipo donde prima la filosofía y debemos estar orgullosos de participar “en ese viaje único que es el Athletic”, por el que tantos nos envidian.

Un viaje diferente y único por el cosmos filosófico, aunque alguien pueda pensar que estamos hablando sólo de un equipo de fútbol.

Y hablando de fútbol. Diré que estoy orgulloso de cómo ha competido estos años el Athletic de Josu Urrutia. Valoro enormemente el fichaje de Marcelo Bielsa, aunque luego se torciera. Y el de Ernesto Valverde, sobre todo. Confío en Cuco Ziganda, aunque creo que al banquillo del Athletic y a sus máximas responsabilidades técnicas y deportivas deben llegar profesionales baqueteados y contrastados en las grandes competiciones.

Pero creo que la plantilla se está descapitalizando peligrosamente, entre los que se han ido, los que no vienen, los que no renuevan, los que escuchan cantos de sirena, los que se nos hacen mayores…

Y mientras tanto, llega mucho dinero de las televisiones a equipos pequeños y medianos, que con fichar a un serbio que la toque y a un nigeriano que la meta, te van bajando de renglón.

Y sí, también estoy orgulloso de participar de este viaje y de esta filosofía.

Pero con dos matizaciones.

La primera es que de la filosofía no se vive. Que alguien mire cómo vuelve la gente a casa tanto tras las derrotas dulces (qué peligroso cuando este concepto se empieza a repetir) y de las amargas, y tras unas y otras vamos teniendo procesiones este año. Vienen años complicados, y ser competitivos con nuestra filosofía exigirá excelencia en la gestión.

Y la segunda, que siendo tan importante nuestra filosofía, sería bueno que se explicara de forma clara, porque entiendo que jueguen en el Athletic un chico catalán, otro francés, otro cántabro, otro africano, que llegaron a Lezama en algún momento, pero me remueve el alma que se corte de mala manera a 150 niños riojanos que empezaban a mamar el Athletic desde su infancia.

A muchos, y de muchas partes, esto les aleja de la filosofía del Athletic. Y del Athletic mismo.

Será que soy torpe para entenderlo, pero ya decía el Padre Mendibelzúa que la Filosofía no es lo mío.

Por Gonzalo Arroita. Urbanista y socio del Athletic Club

CLICK PARA COMENTAR
El Desmarque