Facebook Twitter
'La renovación de Kepa es un casus belli'

Athletic-Kepa: ¿El romanticismo pasa a mejor vida?

Escrito por Carmelo Rodrigo

Jueves, 07 Septiembre 2017 09:01
Reportar vídeo Reportar

1       
Pulse para ampliar

Hoy escribe en ElDesmarque Carmelo Rodrigo.

Estamos en los albores de la competición futbolera y ya se ha producido el primer parón por causa de las eliminatorias para el Mundial 2018, así que aprovechemos este receso para hacer un somero repaso al arranque de nuestro Athletic Club, visto desde diversas facetas.

Entrenador. Hasta el momento, Cuco Ziganda se está mostrando (en estilo de juego) como un continuador de la obra de Ernesto Valverde. Cierto es que con la misma plantilla, prácticamente, del pasado año, es muy difícil innovar y ni tan siquiera hacer experimentos.

Tal vez su sello distintivo se ha dejado ver en las incorporaciones al esquema base tanto de Vesga como Córdoba, y por fuerza mayor de Núñez, pero la columna vertebral del equipo apunta a que será muy parecida, y el patrón de juego también. En todo caso, el Cuco aporta actualmente una ilusión y frescura de las que en apariencia adolecía el Txingurri de la pasada temporada.

Equipo. Creo que hasta el momento ninguno de los aficionados podemos tener queja alguna sobre la marcha del Athletic en las dos competiciones en liza, al menos en cuanto a resultados se refiere: seis partidos oficiales y ninguna derrota, clasificados para la liguilla de la Europa League, cuatro puntos sobre seis en Liga… y todo ello logrado con el concurso de veintitrés jugadores, lo que a priori pone de manifiesto que las rotaciones pueden hacerse este año con ciertas garantías.



Otra historia es si analizamos la calidad del juego desplegado, donde encontraremos momentos notables, con juego intenso, al toque y por las bandas, entremezclados con otros donde el despiste, la caraja, han sido moneda común. No queda otra que otorgar crédito al míster y dar recorrido en el tiempo antes de sacar conclusiones precipitadas.

Fichajes. Un año más, el club ha pasado de puntillas sobre este peliagudo asunto. Ni los sempiternos futuribles (Monreal, Azpilicueta…) ni las últimas incorporaciones al carro del rumor: Berenguer y Merino. En mi opinión de aficionado de a pie, el primero difícilmente justificaba su costo con calidad, y en cuanto a Merino, siendo un jugador más hecho y ahormado, probablemente hubiera taponado la progresión de gente de la casa.

Y aquí entraríamos en el eterno debate entre los que piensan que un equipo que pelea en tres competiciones debe acumular jugadores al precio que sea, frente a los que abogan por la prudencia económica a la hora de acometer compras; cada bando con argumentos perfectamente válidos.

Sólo in extremis, a toque de campana, la Directiva nos ha sorprendido a todos con un claro fichaje “en diferido” de Club más que de cuerpo técnico, mediante el cual todo el mundo ha quedado contento: Ander Capa, porque viene al equipo que soñaba, dejando un dinerito a su actual Club; el Éibar, porque salda una situación inevitable con dinero más un año contando con el futbolista; y el Athletic, porque se hace, a costo razonable, con los servicios a futuro de un jugador plenamente solvente, con una edad (25 años) que le sitúa en la parte alta de la curva de rendimiento, y que aunque se desenvuelve en una demarcación muy poblada actualmente (De Marcos, Lekue, Bóveda, Areso…) siempre puede entrar en combinaciones de sistema.



Asuntos pendientes. Obviamente, me refiero a la renovación del guardameta Kepa Arrizabalaga, algo que se está convirtiendo en un casus belli para el club, tanto por el enquistamiento de posturas cuanto porque en enero de 2018 el ondarrés queda libre y su marcha sería un baldón insoportable para el Club, tanto desde el punto de vista deportivo como económico.

En cualquier caso, este asunto está dejando al descubierto –por si algún aficionado albergaba dudas- que el romanticismo, incluso en un Club como el nuestro, va a pasar a mejor vida, y las generaciones que vienen empujando desde las divisiones inferiores van a tener en la actitud de Kepa y sus asesores un espejo en el que mirarse en un futuro. No sería malo que tanto la Directiva como los aficionados tomemos nota de este “profesionalismo” que, por desgracia, imperará a partir de ahora.

Estamos en los albores de setiembre, con tres competiciones por disputar, pero el arranque obliga –al menos a mi- a ser moderadamente optimista y dar un voto de confianza tanto a nuestros muchachos como a Cuco y sus ayudantes, sin premuras ni agobios extemporáneos.

Que para eso somos el Athletic!!!!

Por Carmelo Rodrigo, socio del Athletic Club y contertulio en Onda Cero

@carmelo_rodrigo

(Bilbao, 1961). Licenciado en Derecho por Deusto y trabajando siempre en el sector financiero. Más de 800 artículos publicados y 16 años en radio, todo relacionado con economía, fútbol, toros y gastronomía. Habitual en San Mamés desde los 7 años y socio hace 38. Ahh!!! y seguidor del Athletic Club por toda España y medio mundo. Más información en www.carmelorodrigo.com

01 CLICK PARA RESPONDER

El Desmarque