Facebook Twitter
Un artículo de opinión de Aitor Elizegi

Compromiso ATHLETIC

Escrito por ElDesmarque

Martes, 18 Abril 2017 09:00
Facebook Twitter 15
Reportar vídeo Reportar

1       
Pulse para ampliar

Hoy escribe en El Desmarque Aitor Elizegi.

El Athletic ha abierto el plazo para la ”renovación” de la composición de la Asamblea de ”compromisarios” que ”regirá” los destinos del Club los próximos cuatro años. Lamento tanto entrecomillado, pero no es fácil definir el papel de este órgano de gobierno en los últimos lustros de nuestro Club.

El vértigo que generan la competición diaria y la apertura cooperativa de la gestión, hacen que pasen los años aumentando la distancia entre el devenir de la entidad y su soporte real: los socios y aficionados del equipo.

Nunca sabremos porque la actual junta directiva ha aparcado sine die enfrentar la renovación de los estatutos que marcarían unas reglas del juego modernas, abiertas y eficaces para las estructuras y tránsitos de la representatividad en la entidad.

Significados miembros de esta directiva han sido acérrimos defensores en sus años ”mozos” de una evolución de la Carta Magna rojiblanca. Esta claro que las cosas de palacio van despacio, pero resulta paradójico no haber aprovechado estos años de estabilidad ”Txingurrista” para enfrentar un laboratorio que modernizara las reglas y definiera el futuro del Club cuando a la pelota (esa herramienta caprichosa que no siempre huele la red) le da por pegar en el palo.

Por qué a pesar del ruido y las menos nueces cuando finalice el proceso en el que cada compromisario es ”electo“ (no encontraba el término) casi nada habrá cambiado: las tres patas que velan y suspiran por el devenir y futuro del Club, JD, Asamblea y Socios (compromisarios o no) seguirán lejos una de otra, sordas, estancadas, sin preparar y coordinar cuanto antes, como exigen los tiempos del fútbol actual un escenario y reglamento moderno, ágil y eficaz.

No podremos enfrentar las próximas décadas sino comprendemos que por encima de lo importante que puede ser competir a nivel deportivo con garantías, que así es, está la Grandeza del Club. Esta reside en la capacidad que tienen los equipos deportivos modernos para crear comunidades de socios, colectivos de aficionados y simpatizantes fieles, locales y globales a unos colores, a unos sueños comunes y una ”marca” que sintamos todos como propia.

Damos por supuesto que un Club deportivo actual no puede depender del que más ruido hace o más veces golpea la puerta, pero convendría aclarar que una de nuestras fortalezas y mayor activo es el ADN social que sujeta el ATHLETIC: de este deben salir nuestros jugadores , nuestros directivos y por supuesto nuestros compromisarios.

Unos y otros deberían esforzarse por representar a la afición y red social que sujeta y alimenta el sueño y marca común.

Ser directivo o compromisario no debería de ser un fin en una entidad como la nuestra, sino una herramienta que nos permitiera tener directivas y asambleas, capaces, mixtas, en edad y sexo, apoyadas por expertos y profesionales, dedicadas, con comisiones de escucha y premio, con el radar rojiblanco al 100%, con espacios de trabajo y laboratorio eficaces, con proyectos de I+D pioneros, con apoyos de Senados experimentados, …

En definitiva, no hablamos de cantidad, ni de quien tiene el tambor más grande. Hablamos de directivos y compromisarios que dieran relevos con el club en mejor estado de lo encontrado, por supuesto en lo deportivo, pero mucho más importante: en las áreas que suponen confort, identidad y participación a los dueños de la entidad: socios y socias y afición del ATHLETIC CLUB.

Hace años que esta Asamblea no da relevos , no deja nada por recoger, ni mejor ni peor que lo que encontró al llegar.

Por Aitor Elizegi, Cocinero y empresario

Blog: 'Licencia para aliñar'

CLICK PARA COMENTAR

El Desmarque