Facebook Twitter
Un artículo de Luis María Pérez, ´Kuitxi´

Peñas del Athletic: ¡qué lugares!

Escrito por ElDesmarque

Lunes, 21 Marzo 2016 10:27
Facebook Twitter 54
Reportar vídeo Reportar


Cuando llora la ´PEÑA´. Estoy llorando. Y el viento que me habita arrastra violento mis lágrimas hacia la pantalla en la que sobre blanco escribo. Soy como ese cielo que cuando en San Mamés llueve voltea, cual peleles, las gotas de agua para que nos escupan a la cara a todos los que ocupamos las zonas castigadas, innobles, perjudicadas por aquellos arquitectos e ingenieros que erigieron una Catedral que resulta inhóspita en tal grado que, en noches como la de la Europa League frente al Valencia, uno añora la tribuna de La Florida y el ambigú aquel adosado a la casa en la que vivía Demetrio Villa, tío abuelo del que escribe, a la sazón, y el utillero más legendario que haya tenido y pueda tener el Club Portugalete.

Sigo llorando. Así las cosas, como la llantina no cesa, les recomiendo, para una correcta lectura, que saquen sus pañuelos y enjuguen este riachuelo que desciende desde el lagrimal de sus pantallas emborronándolo todo. O embarrándolo. Jugar sobre una alfombra o hacerlo en la balsa en que se convirtió San Mamés el otro día está en sus manos.

Limpia ya, les digo que aún lagrimeo. Y si la pantalla en la que leen no se humedece, es porque escribo ladeada  mi testa, ora a la izquierda, ora a la derecha, como un limpia-brisas que desde el cuello acciona mi cabeza. Confieso que he llorado. Confieso que lo sigo haciendo. Y no es para menos.

A mi izquierda, sobre la mesa de madera curtida por el peso de los vasos de los chiquiteros que dan vida al ´Aurkene´, el MUNDO DEPORTIVO edición Bizkaia, página 8, miércoles 16 de  marzo de 2016. La hoja en la que leo es la de la izquierda. La información que mi vista recoge está en la parte inferior, ocupándolo todo, antetítulo, título y texto en el extremo zurdo; la fotografía, en la diestra.

Les leo: ´La Alcazaba del Athletic´, nueva peña rojiblanca en Badajoz´; sigo leyendo: “Cuarenta fieles del equipo bilbaíno ponen en marcha este nuevo colectivo en la provincia extremeña que surgió a raíz de la celebración por el título de la Supercopa”. 

La foto, oh, la fotografía, veinte almas, con zamarras, con bufandas, con txapela, con banderas. Rojiblancos los colores. Escudo: puente e iglesia de San Antón,  el árbol de Gernika, los lobos de la familia Haro y la cruz de San Andrés…”Bilbao, Bilbao, tomates, mil rayas, la Ría, la Virgen  y el Arenal; Atxuri, tus mujeres, Somera, La Palanca y San Nicolás”…Perdón. Se me ha ido la olla. Athletic en estado puro, les estaba diciendo. 

Porque puro es el sentimiento de estas gentes que recién han abrazado oficialmente la fe del Athletic porque creen en la resurrección e inmortalidad de un Club,  centenario + 18, que en Bilbao echó raíces que por todo el mundo  se expanden como ramas, quimas, flores y frutos…

“Aunar elementos de identidad de la ciudad”, y relacionarlos con la filosofía del Athletic. Ahí es nada.  Mikel San José fue aita en un hospital mientras sus compañeros se batían el ´cobre´, jabatos,  ante las huestes ´chés´ que pugnaban por el ´cobro´ de la soldada sobre la  balsa de yerba y barro en la  que se convirtió la Catedral por mor de una lluvia pertinaz que castigaba el suelo de Bilbao con saña, cual seña de identidad de un ´Botxo´ en el que se inventó aquel  sirimiri en el que, al parecer, no pensaron en ningún momento Azkarate y su gente mientras diseñaban lo que habría de ser este San Mamés Barria al que, en tardes, noches, y hasta mediodías de domingo y fiestas  de guardar  acuden gozosas las Peñas que el Athletic tiene esparcidas por todo el mundo. 

De un tiempo a esta parte, todo el ´minutaje´ desde que ocupamos la tierra prometida, en ese espacio de tiempo que va desde segundos previos al saque inicial hasta el final del discurso del ´spiker´, por la megafonía de la Catedral se expanden los nombres de las Peñas del Athletic que se quieren bautizar, aquellas otras que buscan confirmación, y las que se ganan jubileos cual peregrinos del Camino de Santiago.

´Peñas´…¡Qué lugares!...El que quiera experimentar el misticismo espiritual que emana el Athletic, pero el puro, el verdadero, ese que no tiene conservantes ni colorantes, que se acerque a Medina de Pomar, a Burgos capital en las altas callejuelas traseras a la Catedral, a Santa Coloma de Gramanet, y, sobre todo, a Sabiote,  pueblo jienense, lado rojiblanco que cierra el triángulo mágico que diseñó en pleno renacimiento el arquitecto manchego Andrés de Vandelvira.

Úbeda, Baeza y Sabiote. Hacía no mucho que en el pueblo se había celebrado el ´Congreso Internacional de Peñas del Athletic´, cuando ella y yo, que sendereábamos por las sierras de Cazorla y de Segura, escuchamos, cual si fuera sonido de turuta bocinera, la llamada del Athletic, de ese Athletic que jugaba en el Sardinero pero que, al mismo tiempo, se había hecho fuerte en una especie de habitáculo similar a aquel en el que se concentraron los apóstoles de Jesús luego de que el Nazareno hubiera sido asesinado con el humille de la cruz.

Todos allí. A la espera. Entrenaba Jupp. Aranzubia en la portería. El ´Gallo´, Urzaiz y Ezkerro en la vanguardia. Dio un paso al frente el Racing en el Sardinero hasta dominar el luminoso con un rotundo tres a uno. Todo era silencio en aquella sede de la peña ´Athletic Club El Castillo de Sabiote´.

Ni un reproche.  Ni un ´run run´. Ni una queja.  Ni un lamento. Se estaba cociendo la fe a fuego lento. Y fue así que, como aquella noche en una garita de Jerusalén, entre el techo y las testas de los fieles que ocupábamos aquel templo empezó a escucharse el aleteo de una paloma blanca como aquella evangélica del espíritu santo. Marcó Urzaiz de penalti. Empató ´Etxebe´ de disparo violento. Sentenció Joseba con una preciosa ´picada´ ante la salida desesperada de Lemmens.

Se había consumado la remontada. Y el partido finalizó. Un milagro en toda regla. Dónde…y en Tierra Santa, en los Santos Lugares. Sabiote. Andalucía. Jaén. Aceituneros altivos, decidme en el alma de quién…de quién son estos colores…Estrechamos sus manos. Nos abrazamos.

El Athletic había jugado en Santander…pero había ganado en Sabiote.  La emoción me dominaba. Lloraba. Pero como yo era cueva, la lluvia por dentro caía y mi alma mojaba. Empapada sigue. Y es así que a  veces, como ahora está sucediendo, sudo lágrimas que al respirar se convierten en gotas de lluvia que mi aliento  arroja sobre la pantalla del móvil o el ordenador en el que fijas tus ojos mientras yo reparo en la televisión donde ´Los Barbis´ jarrilleros cantan “Botecito, botecito, fiel reflejo de un pueblo inmortal” (festejando en ETB sus bodas de oro)…e inserto, cual clavos, mis ojos en la fotografía que me regala el ´Mundo Deportivo´ del Athletic, de ese Athletic que acaba de dar a luz una peña en ´La Alcazaba del Athletic´, allá en Badajoz, camisetas, bufandas, txapela y banderas. El león sigue rugiendo en la sabana extremeña.

Por Luis María Pérez, ´Kuitxi´. Socio del Athletic Club.

CLICK PARA COMENTAR

El Desmarque