Facebook Twitter
Un artículo del periodista Alfredo Irasuegui

La encrucijada del presidente Urrutia

Escrito por Alfredo Irasuegi

Domingo, 15 Enero 2017 13:38
Monreal podría ser la opción más factible.
Monreal podría ser la opción más factible.

Es un honor. Ser presidente del Athletic debe colmar todas las apetencias de cualquier persona, más si cabe si toda su carrera deportiva ha transcurrido en este club tan singular. Pero seamos claros, hay circunstancias y determinados momentos que hacen que ser la cabeza visible del ejecutivo rojiblanco sea un marrón.

El equipo no carbura, sobre todo a domicilio, y la parroquia considera que para cumplir los ambiciosos objetivos marcados hace falta un fondo de armario más extenso. El año pasado, el Athletic poseía la mejor plantilla de los últimos tiempos y contaba con el entrenador preciso para sacarle chispas. Sin embargo, en cuanto la situación se tuerce, o simplemente no cumple con las expectativas que te habías marcado, olvidas qué es lo que nos hace diferente y a voz en grito, con aires de súplica, te giras hacia el palco y pides fichajes.

Los jugadores que más suenan son Mikel Merino, Javi Martínez, Azpilicueta y Monreal. El primero no cuenta para el míster del Dortmund y saldrá cedido, pero su intención es firme. El navarro ya ha dicho no a varias ofertas porque sueña con volver a casa y acabar la temporada en Osasuna. La vuelta de Javi Martínez se antoja complicada porque milita en uno de los clubes más poderosos de Europa en el ámbito deportivo y también en el económico, y porque su marcha estuvo rodeada de un halo de misterio y polémica que no se borra a las primeras de cambio. Azpilicueta es uno de los baluartes defensivos del líder de la Premier. En cuanto Conte, técnico del conjunto londinense, cambió a defensa de cinco, otorgó galones como tercer central al bueno de Azpi, que está completando una temporada maravillosa.

Queda Monreal. El zurdo del Arsenal podría ser la opción más factible, toda vez que va perdiendo peso específico en los Gunners, pero Wenger le tiene en buena estima. Personalmente traía a los cuatro y seguro que la directiva del Athletic también. Pero el hecho de poder ofrecer un buen contrato no incide directamente en que el fichaje fructifique.

Que nadie piense que soy un defensor acérrimo del presidente, pero es de recibo reconocer que es difícil lograr, en el Athletic obvio, fichajes de pedigrí. Me pregunto en voz alta: ¿habremos equivocado los objetivos?, ¿hemos confundido ambición con ilusión?

Haber logrado resultados extraordinarios no puede obligar a un equipo de la idiosincrasia del Athletic a lograr esos mismos resultados año sí, año también. Si llegan los fichajes, fenómeno, si no deberemos seguir confiando en una plantilla que nos ha dado multitud de alegrías.

Dos cosas para finalizar. Todavía se aspira, legítimamente, a cumplir una gran temporada. Y algo que ha pasado desapercibido: es reprobable que un club como el Athletic recurra a la 'cláusula del miedo' a la hora de ceder sus jugadores. Esa 'cláusula' debería estar prohibida, ya que va en contra de todos los valores que debería fomentar el deporte.

Por Alfredo Irasuegui, periodista

@AIrasuegui

02 CLICK PARA RESPONDER

El Desmarque