Facebook Twitter
El Athletic debe subirse al carro de ese Bilbao moderno

Bilbao, mejor ciudad europea; San Mamés, mejor estadio

Escrito por Luisfer García

Viernes, 01 Diciembre 2017 09:41
Reportar vídeo Reportar

1       
Pulse para ampliar

Escribe en ElDesmarque Luisfer García.

No somos un resultado, aun así, la eliminación copera a manos de la S.D Formentera hace mucho daño. En el presente como en el futuro. Nos cubre de una densa niebla que nos hace ver el futuro con verdadero desasosiego. Porque, aún no habiendo sido la primera vez que nos ocurre en Copa, me da la sensación que más que un accidente, es producto del estado de forma del equipo y, por extensión, del Club y afición.

Lo cierto es que el juego nunca ha sido bueno. Sin un patrón de juego definido, hemos mostrado un estado anímico bastante bajito y los buenos resultados iniciales para clasificarnos a la fase de grupos de la UEL, han dado paso a resultados inexplicables y nada positivos que han minado de forma sustancial la confianza en lo que hacemos y como lo hacemos. Tenemos muy poca capacidad de reacción, y por el contrario, tras adelantarnos en el marcador, somos débiles y nos igualan el tanteador. En definitiva, no somos nada fiables.

Ahora bien, como todos somos Athletic, tengo la amarga sensación de que la afición, en su mayoría, nunca ha mirado con buenos ojos que el Kuko tomara las riendas del primer equipo.



Al anterior entrenador se le dio una segunda oportunidad tras la eliminación por parte del Austria de Viena tras vencer en Lieja al Standard por un increíble 1-7 y tras una noche “extraña” víspera del partido. Hay que recordar la infame “jugarreta” que nos habían hecho en el primer desplazamiento con 5.000 athleticzales para que no se disputara el encuentro. Si a eso le sumamos el trato que dispensó a su excompañero de vestuario e insignia de este Club, Julen Guerrero… igual nos lo tendríamos hacer que mirar.

Con ese mismo mister, el año pasado nos eliminó el Apoel en la primera ronda de eliminación directa en la UEL. El equipo ya dio muestras de un cansancio anímico que se tradujo en no ganar durante una vuelta completa fuera de casa en Liga.

El caso es que dicho mister se ha marchado por voluntad propia. A mi parecer, Ziganda era el más adecuado, no solo porque entiendo que se lo merecía, sino porque debíamos y así está sucediendo, afrontar una de tantas fases de transición vividas en nuestro Athletic Club, donde es vital conjugar veteranía con nuevos y jóvenes valores. ¿Quién mejor que el Kuko tras su paso por el Bilbao Athletic con un éxito manifiesto? Si a esto le sumamos las bajas ostensibles por lesión y las bajas inesperadas por no comparecencia, el resultado es el puesto 16 en Liga con tan solo 13 puntos, eliminados de Copa y vivos de milagro en la UEL.

Volviendo al título del artículo. Vaya dos premios tan bonitos y tan merecidos para Bilbao y San Mamés.



Pues bien, estos premios hablan de un futuro prometedor, ilusionante y lleno de sorpresas positivas, estoy seguro. Debemos ponernos al día. Sin dejar de mantener nuestras señas de identidad, las cuales nos hacen diferentes y por lo tanto envidiables, es hora de subirse al carro de ese Bilbao moderno y de una Nueva Catedral premiadas. Las Catedrales no se derriban, se admiran, pues bien, nosotr@s, en una apuesta muy valiente y no exenta de desgarro emocional, hemos levantado una Nueva.

Hay que seguir siendo valientes, y teniendo claro que somos y siempre seremos del mismo sitio, ya es un nuevo lugar.

Sentemos las bases mediante un plan estratégico de medio y largo plazo, donde las estructuras del Club se actualicen y modernicen, para dar paso a nuevas ideas regeneradoras que nos permitan reinventarnos y seguir mostrando al mundo entero, y no solo al futbol de lo que somos capaces los Bilbaínos.

Abramos el Club a quienes verdaderamente somos el motor de esta centenaria institución. Dotemos de alegría y entusiasmo a todo lo que sea Rojiblanco, para de esta manera, seguir siendo la envidia de todos los demás Clubs y ciudades otros 100 años. Ideas hay muchas. Realicemos una catarsis, filtremos dichas ideas por imposibles que parezcan, y volemos alto.

Dicho esto, ahora hay que mirar a corto plazo. El sábado recibimos la visita del Real Madrid. Nuestro Derbi en La Catedral. No tengo duda de que es un partido que nos va a servir para sacar toda la rabia que nos produjo la eliminación en Copa en el tiempo de prolongación. Es más, tengo la sensación que es el partido ideal para que se vuelvan a reencontrar el equipo y afición. El resultado es imprevisible, pero veo al Athletic con posibilidades de ganar al todopoderoso Real Madrid para pasar página y mirar hacia arriba en la Copa.

Después nos llegará el partido de UEL para reafirmar nuestra mejoría, y no me refiero tan solo al juego, pero esa… será otra historia.

Athletic, beti zurekin!!

Y a los demás, les perdonamos la envidia!!

Por Luis Fernando García, Entrenador de fútbol y comentarista en TeleBilbao

CLICK PARA COMENTAR

El Desmarque