Facebook Twitter
Pasilleando en el lobby de la asamblea

2019 ya no está tan lejos

Escrito por Asís Martín

Domingo, 08 Octubre 2017 08:15
Facebook Twitter 12
Reportar vídeo Reportar

Pulse para ampliar

El autor del blog, Asís Martín, en ElDesmarque.

Hay vida en el horizonte zurigorri más allá del culebrón de Kepa Arrizabalaga o del momento del primer equipo del Cuco Ziganda. ¿Un ejemplo? Teóricamente en marzo de 2019 debería haber elecciones en el Athletic Club, siempre que no vivamos un nuevo adelanto, claro.

Estamos aún lejos, pero no tanto. Hagan memoria. En 2015 Josu Urrutia y su Junta directiva decidieron no esperar a fin de campaña y convocar a las urnas a diez jornadas del fin de liga. Rápido zigzag, tal que un 27 de marzo no hubo contrincantes (Fernando García Macua se apeó), y se inauguró el segundo mandato sin necesidad de pasar por el sufragio. La única novedad, en todo caso, fue que el por entonces candidato sí aceptó entrevistas privadas de los medios.

Si nos atenemos a que el mandatario deustuarra, en la asamblea del miércoles, tildaba su proceder de "coherente, aunque algunos lo llamen cabezonería", en la fallida segunda reforma de estatutos, en la que él compartió tan solo una vez mesa con Gontzal Sever, Vicente Mª del Arenal, Mónica Durango y Javier Cano (en representación del 'presi' acudirían luego Izaskun Larrieta y Jon Muñoz), se abogaba por acotar a dos mandatos la vida presidencial. Lo suyo, suponemos por tanto, es que se haga a un lado al cumplir dos legislaturas. Si bien ese extremo tan solo lo sabe él.

En ese sentido las asambleas generales sirven por igual para tomar el pulso al Club que, de paso, para conocer el clima de la entidad. Sin duda, pese a los grandes resultados económicos y deportivos, indiscutibles, repletos de superávits y clasificaciones europeas, los años desgastan, es ley de vida para los que están en el foco mediático. Les pasa hasta a Leo Messi o Rafa Nadal. Este año hemos visto la renovación de compromisarios, una gran asistencia y la aparición por el Euskalduna de grupos como Athletic Denontzat, ICHH, Piratak o los 'Bustiz'... que alzaron su voz aunque luego cayeran ante el rodillo engrasado de los 80%.

De la cita del 4 de octubre, destacaba en los corrillos cercanos al atrio el feeling de Alberto Uribe-Echevarría como posible candidato a la sucesión. El contador estuvo muy educado con los socios, sin que ninguno le "avinagrara el cuerpo", y destacó, una vez más, por la brillantez de su exposición en horario prime time. No es fácil hacer comprensible la economía a los profanos, tal que Juan Elejalde comentaba -laudatoriamente- en nuestra tertulia radiofónica de los viernes, en Onda Vasca, que "se explica como si fuera el primo de dios". Ganó puntos.

Algo de pie, por contra, parece haber perdido el secretario, Javier Aldazabal. Entre la liada del pasado año del Atlético de Madrid, con su escudo, nombre y equipaje, más la numantina y farragosa defensa en 2017 de los estatutos frente a la propuesta de la firma digital, ha perdido no sé si llamarlo simpatías o adhesiones; pero es lo que se susurra en los corrillos. Y eso que hace no tanto parecía el mejor colocado y valorado.



Y la tercera baza, la del tapado que se dice, si Urrutia decide no seguir adelante, es la del vicepresidente José Ángel Corres, tan tapado que en las asambleas sale siempre en los 'bises' del concierto. Con lo mejor del repertorio, en este caso el remodelaje de Lezama, corazón del Club, pero sólo visible para los que aguantan hasta el final.

2019 no están tan lejos. Veremos por donde van los tiros en estos meses, dentro y fuera de Ibaigane, donde un emprendedor nato, como Aitor Elizegi, nunca ha dejado tampoco de sonar como alternativa. En 2015, molesto con el runrun, apuntó que "lo intentaré cuando los proyectos personales de familia y empresa que he puesto en marcha, en ese orden, estén consolidados". ¿Habrá llegado ya ese momento?

Y otra vía, soñada por muchos, la de Julen Guerrero, icono de San Mamés, no parece, a día de hoy al menos, entrar en los planes de la Perla jarrillera. Aunque a futuro quién sabe... de momento ya escribe en el mismo periódico para el que lo hizo su excompañero de equipo y actual presidente. ¿Casualidades del destino?

@asismartin

CLICK PARA COMENTAR

El Desmarque