Facebook Twitter
El análisis de Joseba Núñez del partido ante el Östersunds

Athletic, seguimos luchando

Escrito por Joseba Núñez

Viernes, 03 Noviembre 2017 12:19
Facebook Twitter 15
Reportar vídeo Reportar

1       
Pulse para ampliar

Joseba Núñez escribe en ElDesmarque.

El Athletic está bajo mínimos de fútbol creativo y de ataque, pero ayer recuperó sus señas de identidad: presión alta, lucha sin descanso, sin desfallecer, y con ganas de ganar, peleando a muerte. Irreprochable. Tras caer con la cabeza alta ante el Barca, a pesar de la derrota, el equipo ya sabía a qué atenerse a falta de ir recuperando su fútbol. Los aficionados están un poco bajos también, pero ante esta actitud no se puede reprochar nada al equipo.

Después del repaso de los suecos del Östersunds en su feudo, los rojiblancos tenían bien estudiado el partido, tenían claro lo que no se podía volver hacer. Ante un equipo que no rifa ni un balón, que arriesga con 2 centrales muy abiertos en ataque, y combinan muy bien, ensanchando el campo para que se produzcan espacios interiores, lo que se debe hacer es achicar el campo, hacerlo pequeño, y lo puedes hacer mediante un repliegue intensivo, o con una presión muy alta y la defensa adelantada, para que se juegue prácticamente en 40 metros, para estar cercano y poder robar.

Los leones en Suecia cometieron el error de no hacer ni una cosa ni otra, con una presión intermedia, pero llegando siempre tarde y mal, por lo que el buen equipo nórdico, con un muy buen manejo de balón campó a sus anchas, y dio un recital de fútbol de posición. Lo mejor fue el resultado.

Pero esta vez el Athletic fue valiente, y a falta de fútbol, mordió y apretó como nunca, con una presión arriba del todo, a veces casi un poco suicida con sus centrales en su propio campo, pero gracias a eso logró evitar su juego y de los robos de balón surgían desequilibrios, y así se dieron varias ocasiones de gol en el primer tiempo.

Iturraspe se encargaba de barrer y dar pausa con una buena circulación, se llegaba bien a tres cuartos de campo, pero faltaba el último pase, ya fuese por dentro o en buenos centros laterales desbordando por banda. Córdoba lo intentaba una y otra vez. Se llegaba pero sin ocasiones claras.

La prueba está en que se ganó la posesión de balón a un buen equipo que siempre lo quiere y se lanzaron 16 córners, donde los suecos defendían muy bien en zona con 2 a los postes, una línea de 4, y otra de 3, con 1 al rechace, donde el Athletic no supo crearles más problemas, quizá se podría haber intentado un 2x1.

Así se llegó al descanso con el 0-0 en el marcador, un equipo local muy intenso, enchufado, pero sin mucha mordiente arriba.

La segunda parte se intentó lo mismo, pero poco a poco, seguramente por el cansancio de haber corrido mucho en la primera parte, ellos también introdujeron algún cambio táctico, y el nerviosismo porque corría el tiempo.… el caso es que el partido cada vez estaba más roto, ellos lograban hacer posesiones más largas, y de vez en cuando se estiraban con velocidad.

Pero si algo tiene este equipo es la fe, la casta y es competitivo, y lo intentaba con todo. El Cuco arriesgó mucho con el cambio de Susaeta por Sanjo, ya que se convertía en un partido menos controlado, de más transiciones y era ya una lotería. Le salió bien.

Por suerte, en una buena entrada por banda de Susaeta, Williams estuvo muy desacertado, daba un buen pase lateral, donde primero Iñaki no conseguía rematar, Raúl García se anticipaba y remachaba contra el larguero, y el helicóptero Aduriz, en un mal partido, aparecía como salvador para dar una victoria sufrida, pero justa.

Todavía no se ha hecho nada, pero el camino está marcado. Faltan jugadores importantes lesionados: De Marcos, Yeray, Beñat… hay que recuperar un fútbol más dinámico, mas alegre, después de fiarlo todo a los 2 de arriba, pero lo más importante es la AMBICIÓN, si salen contra todos los equipos así, en San Mamés se ganarán casi todos los partidos, y fuera se mejorará.

El domingo hay otro partido duro en Vigo, seguramente Ziganda introducirá algún cambio para refrescar el equipo ante el gran desgaste de ayer, pero parece que va dando con la tecla, ya sólo falta ir metiendo a Susaeta, un jugador tan bueno como incomprendido. Es el ejemplo de este equipo, a veces comete errores, pero nunca se le podrá discutir su trabajo y actitud.

Veo al equipo más unido, y con un par de buenos resultados, se irá cada vez jugando mejor, es mucho cuestión de confianza. Como decía Valdano, "el fútbol es un estado de ánimo".

Y desde aquí, aplaudir a los aficionados que se han hecho notar con sus gritos de ánimo tanto contra el Barca como contra el Östersunds. Ya sólo falta llenar el campo, y por favor, entiendo que alguien tenga que marchar alguna vez antes de acabar el partido, pero que no se convierta en rutina. Me da pena que en el minuto 80 la gente empiece a desfilar, ayer el equipo nos necesitaba, y nos jugábamos todo.

Mi aita me enseñó a no levantarme nunca antes de que pite el árbitro el final. Y yo se lo transmití a mis hijos. Me acuerdo hace tiempo, Iker tenía 4 años, y el Athletic había jugado muy mal y perdía 0-3 en el minuto 89, y me dijo: "Aita, ¿vamos saliendo?". Le contesté: "Iker, hay que estar hasta el final, y más hoy que vamos perdiendo, orgullosos".

Como decía Marcelo Bielsa: "No me quieras porque gané. Necesito que me quieras para ganar".

 

ATHLETIC! Egurreee!

Por Joseba Núñez, Entrenador Nacional de fútbol, Economista y Socio Compromisario
Profesor de la Escuela de entrenadores. Comentarista y tertuliano de Onda Vasca
Presidente de la Peña Athletic Juvenil

@josebanu

CLICK PARA COMENTAR

El Desmarque