Facebook Twitter
'Con buenos centros Adu o Rulo de 10 marcan 8'

Máster acelerado para la apuesta valiente del Kuko

Escrito por Joseba Núñez

Lunes, 28 Agosto 2017 15:20
Facebook Twitter 29
Reportar vídeo Reportar

1       
Pulse para ampliar

Escribe en ElDesmarque Bizkaia Joseba Núñez.

Gran victoria conseguida por los leones ayer domingo por 0-1 en el difícil campo de Ipurua, aunque el Athletic Club lleva ya tres victorias en ese campo de la SD Eibar en los últimos cuatro años, demostrando jerarquía.

La alineación del Kuko, a primera vista era sorpresiva, ya que introdujo 8 cambios respecto al partido del jueves de UEFA Europa League; viniendo luego un descanso, muchos intuíamos algún cambio, pero no tantos. La cosa salió bien, seguramente si se hubiese dado una derrota, muchos habrían sido ventajistas y aprovechado para atizar al entrenador.

A mí me gusta más analizar los merecimientos que el resultado, como decía Marcelo Bielsa, porque ayer seguramente, jugando igual y terminando el partido con 2-1, que pudo pasar cualquier cosa, las críticas hubiesen sido diferentes. De entrada, el equipo era arriesgado, metiendo mucha gente joven en un campo muy difícil, de mucho contacto como Unai Núñez, Córdoba, Saborit, Vesga...

A priori me daba miedo nuestra novel banda izquierda ante las internadas de Ander Capa y Rubén Peña que se suelen prodigar mucho, pero salvo un par de acciones supieron contener muy bien. El centro del campo era muy diésel, con los dos Mikel, muy iguales, los dos de contención, sin romper líneas, sin juego interior, aunque hay que reconocer que Vesga firmó su mejor actuación de esta parte de temporada.



Seguramente Ziganda buscaba altura, al intuir mucho balón aéreo y poco juego por dentro, muchas acciones de estrategia, segundas jugadas, que se dan en este campo pequeño y cerradito. El '11' titular del Athletic era altísimo, con 7 jugadores de más de 1,85, más Rulo y Adu, y los más bajitos eran Bóveda y Córdoba que rozan el 1,80.

También extrañaba el descanso que daba a los dos jugadores que están más en forma en este momento, como son Muni y Susa, pero prefirió presencia física y guardarse unas balas en la recámara.

Vamos con el partido. El Eibar salía a toque de corneta, con una agresividad impresionante, ganando todas las disputas, anticipándose, y haciendo recular al Athletic a las cercanías de su área, fueron 20 minutos trepidantes, donde a los zurigorris no les duraba nada el balón en propiedad, y los armeros martilleaban por ambas bandas con centros laterales. Sí es cierto que sin grandes ocasiones, pero estaban mucho mejor.

Unai Núñez dudó varias veces, comprometiendo con varias malas cesiones a Kepa, pero quiso marcar el territorio haciendo una dura entrada lateral al delantero que el árbitro le perdonó la amarilla. El partido pintaba mal, con un gran Joan Jordán en el centro, jugando a placer, mucha calidad el catalán, jugando siempre con sentido, no perdiendo el balón y dando pases muy peligrosos por dentro.

Pero a partir del minuto 22 empezó a cambiar el signo. Los bilbaínos empezaron a gozar de más balón, haciendo posesiones más largas, sin profundidad pero haciendo correr de lado a lado a los blaugranas que ya no llegaban a la presión.



Se ajustaron más las líneas, más juntos, robábamos más fácil, ya no se perdía tan pronto. Empezó aparecer Aduriz, muy listo jugando entre los dos centrales sin que le fijasen, y aguantando el balón de espaldas, empezó a verse la velocidad de Williams y las conducciones de Córdoba, y sobre todo los dos centrales Laporte y Núñez empezaron a ganarles la batalla a Kike García y Charles, y a jugar más tranquilos.

El partido había cambiado, y más con el despeje orientado de Unai, que recibe Iñaki en una indecisión de Jose Ángel, y Williams hace un centro celestial al área pequeña, y ahí el helicóptero Aduriz no tiene rival, gran salto y cabezazo a la red. Con buenos centros Adu o Rulo de 10 marcan 8.

A partir de ahí el Athletic Club controló el partido hasta el descanso con un Eibar desorientado y con el mazazo a cuestas. La segunda parte empezó controlando el partido el Athletic, ya no se dio esa salida en tromba de los locales como en el primer acto.

El partido estaba para la puntilla, con alguna contra, como así la tuvo Williams, dónde hizo lo más difícil, recortar y dejar vendido al defensa, pero se precipitó, optó por el golpeo fuerte cuando lo más fácil era colocar a un lado, la experiencia le irá puliendo esos defectos de finalización.

Mendilibar iba viendo que el partido se le escapaba e hizo un cambio importante, sacó al anárquico Bebé, mucha calidad y un físico imponente, pero esta vez salió enchufado. Bóveda empezó a sufrir mucho en el cuerpo a cuerpo, y cuando le dejaba metros, puso 4 centros muy peligrosos. Pero ahí emergió la figura del portero Kepa con dos grandes paradas, pero sobre todo la tranquilidad que transmitió a toda la defensa en los momentos de más agobio local.

El técnico visitante vio la fuga de agua y sacó al final a Lekue para ayudar a Eneko con el mozetón portugués. De ahí se llegaría al final con una gran victoria, muy sufrida en un muy difícil campo, contra un equipo que muerde de verdad. Menos mal que se ganó, porque si no, estos 15 días sin competición se te hacen muy largos y hubiese habido críticas por tanta rotación.

Para mí, hay cosas que se tienen que mejorar, tener más control de juego, pero si bien el resultado más justo pudo ser un empate, por el ímpetu armero, me parece la mejor actuación del equipo en lo que va de temporada, porque enfrente había un buen toro y se supo sufrir.

Una buena prueba de fuego, un master acelerado para la apuesta valiente del Kuko por los txabales: Núñez, Córdoba, Vesga, Sabo...

ATHLETIC! Egurreee!

Por Joseba Núñez, Entrenador Nacional de fútbol, Economista y Socio Compromisario. Comentarista y tertuliano de Onda Vasca

@josebanu

CLICK PARA COMENTAR

El Desmarque