Facebook Twitter
De penalti y en el último minuto

Docando se estrena con victoria en La Florida (2-1)

Escrito por Kuitxi

Jueves, 12 Octubre 2017 18:40
Facebook Twitter 23
Reportar vídeo Reportar

1       
Pulse para ampliar

Carlos Docando ha dirigido su primer partido.

Se dice que la liga la ganan 'los suplentes'. Este partido, al menos, si. Bengoetxea suplió a Corres en el 62', y goleo en el 87'. Platero hizo lo propio con Dorrio en el 81', y no perdonó desde los once metros en el 93', gol con el que el 'Portu' remontaba el tanto getxotarra de Luis en el 47'.

Dos goles a uno. Victoria 'in extremis'. Tercer triunfo consecutivo de un Portu en el que debutaba Carlos Docando, entrenador getxotarra que regresaba al banquillo de La Florida luego de que Aitor Calle fuera cesado de seguido a golear a una 'Cultu' que llegaba a la villa jarrillera eufórica en su liderato.

Era la primera victoria casera del Club Portugalete; la segunda en su casillero. Germán Beltran, de manera interina, tomó el mando en el Malecón y se trajo el botín de los tres puntos repitiendo alineación, sistema y aquella variante táctica en ataque que Calle se sacara de su chistera de entrenador avezado.



Docando, más allá de colocar a Artabe en el lateral zurdo en lugar de un Jon Moya "tengo el cuadriceps cargado, mejor no forzar", no alteró nada: lo que funciona... Lo que sí varió, y de manera notable, fue el juego que ofreció el Portu, plano, como si la frescura a la hora de generar fútbol del bueno la hubiera secado el sol de la mañana de un jueves de octubre que parecía verano.

No se entienda defecto en el equipo local, sino más bien virtud en el visitante, un Getxo que, ya de salida, situando la presión muy alta, ahogo al Portu, incapacitando a los gualdinegros  a la hora de hilvanar, de enlazar, de asociarse, de dar tres pases seguidos. Un Getxo muy físico 'maniatando' a todos y cada uno de sus rivales.

Mérito foráneo, pues, más que defecto local. Aunque sea dicho, también, que Docando no conseguía encontrar soluciones para desbloquear un partido que nació atorado, que se fue atascando, que se torció inesperadamente para el 'Portu' en el 47', cuando Luis, robando un balón perdido, 'vaselinó' con pericia a un Ivan Franco que se hallaba temerariamente adelantado.



Ni justo ni injusto ese ponerse por delante en el luminoso: el gol no se merece, se consigue. Y a todo esto, la parroquia de La Florida, de bajón, desorientada, del 'todo' del partido frente a a la 'Cultu' (con Aitor Calle en el banquillo), a la nada de este choque frente a 'los del otro lado de la Ria'.

El partido, que había nacido triste con ese minuto de silencio que honraba la memoria del 'gran Marqueta', se complicaba en grado sumo: el Getxo no era un contrincante cualquiera. Con similares números en sus casilleros: 8-6, 6-6, en cuanto a goles; 10 puntos frente a 8, los 'guaitos', adiestrado por Ramón Castelo, trataron de defender su golosa ventaja haciéndose fuertes mediante un repliegue intensivo en campo propio.

Tendencia defensiva que se agudizó hasta el extremo dos minutos después del gol de Luis, cuando Txolo, que ya estaba tarjeteado, se puso a la altura de uno de los dos asistentes del colegiado García Arriola: Pánfilo Elechiguerra. Le 'cazo' a Txopi en terreno 'vedado': segunda amarilla, expulsión. 1-5-3-1. Esa es la clave. Troya. Sagunto. Defensa 'numantina'.



En ataque, el Getxo no apareció, nada nuevo bajo el sol de la mañana: "No hay mejor ataque frente al Portu que una defensa tan buena como la mía", musitaba Castelo desde el inicio mientras yo me fijaba en sus labios y los leía. Txolo, al auto expulsarse, le reafirmó en su idea.

El Portu, ya en superioridad numérica, dispuso del balón, del tiempo, pero no de los espacios: debía inventárselos, pues. Difícil tarea. Mientras Carlos Docando, desde su área técnica, añoraba nostálgico un estadio 105X68, sus muchachos se afanaban intentando agrandar la anchura del rectángulo de La Florida. En vano.

Así las cosas, Bengoetxea, que había saltado en el 62', se dejó caer en las postrimerías a la banda derecha. Así, a pierna cambiada, recogió. Reminiscencias de Messi en su retina. Se fue abriendo ángulo. Y hallándose ya cerca de la frontal, armó su poderosa zurda y soltó un latigazo que dio con el cuero en el fondo de la portería de Karlos tras superar la línea de gol pegadito al poste: rápido, raso y a la red. La 'ley de las tres erres' castigaba al Getxo; premiaba la fe constante del Portu. El Getxo reculó aún más, si es que ello era posible. Mejor el empate que perder.



Un balón colgado al área lo bajo Gabri Ortega al verde con la maestría de su pecho. Se apartó. Su dejada era para Platero, que había sustituido a Dorrio en el 81'. Disparo violento que una mano desvía en su viaje de ida sin retorno camino de la portería. García Arriola, perfectamente situado, tomó dos decisiones y a la vez: señalar penalti y mostrar amarilla al infractor. Al que se lo hacen lo tira. Como en la calle. Como en el colegio. Maestría en el golpeo. Con el interior. Su izquierda. La derecha del portero: ¡pobres arañas!...

El Getxo había ofrecido su defensa, férrea y disciplinada. El Portu, su deseo, su intención. El fútbol no lo había puesto nadie.. Dos no juegan y divierten a la concurrencia si uno de ellos lo impide. Un gol para el Getxo: se adelantó Luis en el 47'. Dos para el Portu: Bengoetxea, en el 87', y Platero, de penalti y en el último minuto.



Tercera victoria consecutiva del Portu en la mañana del debut de Carlos Docando en el banquillo de La Florida. Caprichoso fútbol. O tal vez sea cuestión de los seres humanos. El once de Aitor Calle deleitó frente a la 'Cultu'. Ese mismo once, dirigido por Germán Beltran, tuvo que sufrir para salir victorioso del Malecon. El mismo once que fue 'bombardeado por el presidente' (frase hecha; que nadie piense mal), falto de fluidez, recurrió al banquillo para terminar venciendo a un tris de que García Arriola señalara el final de la contienda.

Luego de felicitar a sus pupilos por "haberlo hecho lo mejor posible", por "haberse dejado el alma en la disputa", Castelo y Docando, "two old friends", como si un partido de rugby se hubiera jugado, se fueron al bar de Trigo y se bebieron la cerveza del tercer tiempo del partido

Por Luis María Pérez, 'Kuitxi', exfutbolista del Portugalete y periodista

CLICK PARA COMENTAR

El Desmarque