Bizkaia
Facebook Twitter

Volver a ser favoritos


Publicado el Lunes, 23 Abril 2012 11:53
Facebook Twitter Google Plus 0

Patxi Ferreira, ex jugador del Athletic

 

Después de que la cómoda victoria ante el Racing haya colocado al Athletic en la zona de la clasificación al que corresponde su nivel de juego, los rojiblancos se centran en el compromiso más ilusionante de lo que resta de temporada. El enfrentamiento entre los leones, lisboetas y bilbainos, por la supremacía de la selva futbolística; partido que tiene todas las trazas de dirimirse a zarpazos.

El Athletic dejó de ser favorito para disputar la final de Bucarest, en favor del Sporting de Portugal, en el partido de ida en Lisboa; más por demérito propio que por las virtudes de su rival. Tener que remontar un resultado desfavorable ante el rocoso equipo portugués será una empresa difícil después de lo visto en el estadio José Alvalade. 

Demasiadas imprecisiones, poco control de juego, falta de iniciativa, ritmo cansino, hicieron irreconocible al Athletic que tendrá que recuperar en La Catedral la condición de favorito a ganar la Europa League después de las exhibiciones de Old Trafford y Gelsenkirchen.

El descanso de piezas fundamentales para Marcelo Bielsa, en el pleito de Santander, hace que el técnico rosarino tenga  disponible a su equipo de gala con la excepción del  sancionado De Marcos, un punto por debajo de sus prestaciones habituales en sus últimas actuaciones.

Sabido es que cualquier variación del once tipo descoloca al Athletic y no suele encontrar la respuesta deseada. Así,  la vuelta a la alineación  de Muniain y Llorente le devuelve toda la identidad necesaria para remontar la eliminatoria.

La noche del jueves debe reunir todos los ingredientes de una noche mágica que, como hace treinta y cinco años, catapulte al Athletic a una nueva oportunidad internacional. Aquella noche ante el RWD Molenbeek, los Iríbar, Rojo, Villar y compañía alcanzaron la final de la UEFA y pusieron al Athletic en el panorama internacional. Ahora es el turno de los Llorente, De Marcos, Iraola, Amorebieta y compañía en un escenario, el viejo San Mamés, entregado a la causa más brillante de los últimos años: la final de Bucarest.

 

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.
  • No se han encontrado comentarios
Blogs
 
 

Tenis

Información ofrecida por

Ediciones