Facebook Twitter
Undabarrena y Tarsi son incompatibles

De la noche de Unda al día de Tarsi e Iñigo Vicente

Escrito por Kuitxi

Lunes, 16 Abril 2018 10:48
Facebook Twitter 20
Reportar vídeo Reportar

1       
Pulse para ampliar

El autor: Luis Mª Pérez García, 'Kuitxi'.

Burgos visitaba el ´santuario´ donde se guarda el ´Arco´ que tanta personalidad le diera en su día a la extinta ´Catedral´. De ahí que sus jugadores se dijeran, alzando la mirada en el calentamiento: Mira, es como si hubiéramos venido a jugar a San Mamés.

El Burgos, que a uno siempre le sonará a ´Primera´. El Burgos que, en los comienzos de curso, tan famoso hiciera el bueno de Patxi Salinas por no encontrar rival que fuera capaz de golear a su portero, Saizar, en las primeras ocho jornadas de liga.

Ese ´no recibir goles´ le reportó el premio de cinco victorias, por la mínima, y tres empates. Con tan sólo cinco tantos marcados, los ´chicos de la Catedral gótica´ habían sido capaces de acumular un botín de...¡18 puntos!. Terceros en la tabla. Medalla de bronce en la carrera del play off.

Dieciseis jornadas más tarde, sin embargo, y de manera un tanto sorpresiva y enigmática, según reflejó la propia prensa  burgalesa, Patxi Salinas, en un vis a vis sin preguntas con los medios de comunicación, se despedía de sus ayudantes, de sus jugadores, del Cub y de sus aficionados. “Siete meses maravillosos que nunca olvidaré”. “Rescisión amistosa de contrato”. Resulta raro.

El Burgos, aún viniendo de dos derrotas consecutivas (la última, frente a la UD Logroñés), se hallaba noveno, con 37 puntos, a tan sólo cuatro de la Real Sociedad B, que cerraba los puestos de promoción de ascenso. Patxi Salinas, uno de los héroes del ´Conquis´, dejaba al equipo con 18 goles a favor, pocos (se buscaba un ´nueve goleador´ que no terminaba de llegar), y 13 en contra, once menos que el que por entonces era líder y a día de hoy lo sigue siendo, ese tan elogiado Sporting B que sigue alentando el bueno de ´Quini´. El sábado, Patxi Salinas estuvo presente en Lezama, nostálgico del Burgos... y del ´Athletic de las dos ligas´.

El Burgos que visitaba al Bilbao Athletic era un ´hueso duro´, a pesar de que desde que Salinas abandonara el cargo, es decir, desde aquellos 4 puntitos que le distanciaban de la zona de ´play off´, se hubiera descolgado hasta ¡los 18 puntazos! que le separan del Racing de Carlos Pouso Lejonagoitia. O Patxi Salinas le hizo una faena, y gorda, al equipo, o la directiva castellana metió la pata hasta el zancarrón.

“Pero somos el Burgos, y traemos aficionados.“Somos el Burgos”. Y el Burgos era. A pesar de que Beobide se marcara en propia puerta a las primeras de cambio. Y fue así que, a no mucho tardar, a base de crecer y crecer a pasos agigantados, era tan grande el Burgos que no tuvo mayores problemas a la hora de hacerse con el control del juego,  y, lo que realmente importa, con el del partido.

Tocaba y tocaba con mucho criterio. Avanzaba, superaba líneas. Y el Bilbao Athletic, corriendo detrás de la pelota, arte en el que no se muestra ducho, muy al contrario, sufre, y de qué manera, de ahí que todo su afán adquiriera brillo a la hora de desbaratar al borde del área las acometidas del cuadro blanco, que lucía una elástica de un color amarillo indefinible, por extraño.

El Burgos mandaba. No en el marcador, pero sí en el partido. El Bilbao Athletic, de lo incómodo que estaba, se había vuelto irreconocible, al menos a los ojos del que esto escribe. Éste no es mi Bilbao Athletic, me lo han cambiado. En efecto. Era así.

Gaizka Garitano lo había alterado con la entrada y salida de dos ´elementos´, y, en especial, resultando  determinante lo que se va a decir para entender por qué  los cachorros jugaran ´tan raro´, con la desubicación del fubolista que el propio entrenador considera la prolongación de su brazo en el terreno de juego. Hablamos de Tarsicio Aguado Arriazu, ´Tarsi`, navarro de Tudela, 23 años, en ´edad de merecer´... ¿para el Athletic? El paradigma del medio centro puro. Ese futbolista tan generoso, así en la ofrenda como en el reparto. Guía. Timón. Si ´Tarsi´ funciona, los cachorros juegan.

“Desubicación”, se ha dicho. Y es que Tarsi, con la incorporación al once de Undabarrena (luego de meses y meses recuperándose en el dique seco de una terrible rotura de los ligamentos de una de sus rodillas), aquel ´Unda´ que tanto se divirtiera al lado de Mikel Vesga, y que lucía galones de capitán, “y es que Tarsi”, se decía, al ver cómo su puesto natural se lo habían dado a ´Unda´, vagaba por el rectángulo como alma en pena, buscando lugar, un sitio, un espacio que por mucho que se empeñaba en descubrir no terminaba de hallar, sencillamente porque esa ubicación era, como en un juego de niños, la silla en la que se hallaba sentado Iker Undabarrena.

Caía Tarsi a la derecha. A la izquierda. Avanzaba hasta la media punta. Se retrasaba hasta la zona de los centrales. Pero del balón, ni rastro, porque al que el equipo busca para que dé sentido al juego es al medio centro puro.

Y en este Bilbao Athletic, de medio centro puro, hasta la llegada de Undabarrena, ejercía Tarsi, acompañado en la medular, en tareas de ´trabajo sucio´ y con permiso para desbocarse en aventuras, por Peru Nolaskoain, un futbolista que se hace grande en las alturas, juego áreo que domina gracias a su físico descomunal.

Y era así que, con Tarsi haciendo de ´Nola´, y Undabarrena, de Tarsi, el Bilbao Athletic estuvo durante casi toda la primera mitad a merced de un Burgos que encontró premio al filo del descanso a resultas de un libre directo al borde del área que Adrián Hernández ejecutó de manera magistral, propia de esos astros que orbitan entorno a las televisiones. Fue tan brutal el golpeo, que, desde la tribuna, se pudo escuchar el roce del cuero contra la madera, e incluso el del violento beso que el balón le dio a la red luego de colarse por el palo corto que vigilaba Unai Simón.  

Tiempo de descanso. Llegué a comentar que la apuesta de Garitano por jugar con Unda y Tarsi en el doble medio centro, ´desplazando´ a Nolaskoain al banquillo, no funcionaba. Y si no lo hacía, era porque Unda, al encargarse del trabajo que hasta la fecha llevaba a cabo Tarsi, condenaba al navarro a movimientos sin ningún tipo de sentido, y lo que es más grave: le privaba de balón, el juguete que más le gusta a Tarsicio Aguado Arriazu  tener a sus pies.

No fue a la vuelta de vestuarios. Pero sí cuando apenas se habían consumido diez minutos de la segunda mitad. Cambio. Doble Cambio. Uno presta atención convencido de que Garitano, por fin, está a puntito de dar su brazo a torcer.  Así es.

Ahí a tenemos a Iker Undabarrena despojándose del brazalate de capitán al mismo tiempo que  camina hacia la banda, en la que le espera Nolaskoain, y también Ïñigo Vicente, que no se piense que nos habíamos olvidado de él, se tuvo que retirar por severa contusión el deriotarra  frente al Barakaldo, pero ya está listo para la pelea, y, en especial, para ser ´la MAGIA´ de este equipo que sabe a quién buscar cuando desea que la afición disfrute de un fútbol de FANTASÍA.

Vicente se colocó en la banda izquierda, la que había ocupado Muñoz, que se vino a la derecha porque ´Larra´ ya  se había retirado del campo. Y Nolaskoaian... dónde si no a la sombra de un Tarsi que, luego de haber sufrido tanto visitando lugares ´tan raros´, volvía a casa, a eso que últimamente se ha dado en llamar ´zona de confort´ y uno respeta, confort no de acomodarse, sino de sentirse a gusto, para que, así, disfrutando él de todo el balón que pasa por su zona de influencia, el Bilbao Athletic empezara, por fin, a gustarse, y, de paso, a encender a una parroquia que de por sí ya estaba caliente porque el sol pegaba de lo lindo.

Tarsi de medio centro puro, y, casi, único. Porque los deberes de Nolaskoain son otros y muy diferentes, así como los de Iñigo Vicente, un futbolista que se relaciona  tan bien con el balón que uno diría que, a sus 20 añitos, aún sigue durmiendo abrazado a un  un esférico de peluche.

Marcó Asier Benito, de puntera, burlando al portero  luego de una preciosa triangulación en la que de ´tercer lado´ ofició Vicente, el gran ´filtrador`. Remató la faena Gorka Guruzuta, que, luego de un magnífico control con el pecho,  ´matando´ un envío largo a la espalda de la defensa, se quedó a solas con Saizar y lo fusiló sin miramientos.

Si lo de Unda y Tarsi juntos en el doble medio centro era una apuesta del míster, la perdió el de Derio. Si era un experimento, ahora ya sabe que con los futbolistas ´no se juega´. Porque Tarsi y Unda, siendo futbolistas de un perfil similar que acometen el mismo trabajo, no pueden jugar juntos.

Se suele recurrir a un test de compatibilidad a la hora de querer atinar formando parejas. Pues bien. Si lo de Gaizka  Garitano fue un test en toda regla, a estas alturas debería saber que, como ´pareja de hecho en la medular del centro del campo´, ¡UNDABARRENA Y TARSI SON INCOMPATIBLES!

Por Luis María Pérez, Kuitxi. Periodista y exfutbolista del Portugalete

CLICK PARA COMENTAR


Agenda del día Athletic

Próximo entrenamiento

Tendrá lugar el Sábado 21-04-2018 a las 10:30 en Lezama

Observaciones: (puerta cerrada)

Próximos partidos

Athletic Club - Levante UD

Lunes, 23 Abril 2018 a las 21:30 en San Mamés

Competición: Liga Santander (Jornada 34)

Televisado por: Gol

Real Sociedad - Athletic Club

Sábado, 28 Abril 2018 a las 16:15 en Anoeta

Competición: Liga Santander (Jornada 35)

Televisado por: BeIN Sports

Así vamos...
La Liga PT PJ
11 Real Sociedad Real Sociedad 43 33
12 Eibar Eibar 43 33
13 Ath Bilbao Ath Bilbao 40 33
14 Leganes Leganes 39 33
15 Alaves Alaves 38 33
El Desmarque